Diferentes tipos de besos movimientos suaves y delicados
vesos formas de besar mordisquea explora fricciona succiona colabora ...


Diferentes tipos de besos

Existen muchísimas formas de besar. Por lo tanto debemos ir intercambiando el ritmo, intercambiando al principio una serie de besos lentos, suaves y cortos sin frenesí. Independientemente del tipo de beso, los movimientos han de ser suaves y delicados en todos los momentos y situaciones.

Según los psicoterapeutas, los orientales distinguen cuatro tipos de besos en los, el primero de los cuales consiste en el simple contacto de los labios cerrados, que puede ser embriagador y es el "primer soplo de viento que estremece a la flor, y que muy pronto, resulta insuficiente".

Después llega el beso sencillo, límpido y sereno, en el que los labios unen sus salivas, el cual conduce de forma natural, al beso profundo, en el que las lenguas se entrelazan. Por último llega el beso penetrante, en que cada uno introduce su lengua en la boca del otro en busca de contactos más profundos e intensos.

Los besos "sin lengua" no deben limitarse a labios contra labios: juega con ellos, atrapa uno de los de tu pareja con los tuyos, besa sus comisuras, extiéndete por todo su rostro, sus mejillas, su frente, sus párpados... Roza sus labios con la punta de tu lengua, sin llegar a introducirla en su boca, entre beso y beso.

Para los besadores menos seguros o expertos, o aquellos que quieran perfeccionar el arte de besar, hay otras técnicas para que sus besos más profundos salgan "a pedir de boca..."

Mordisquea

Introduce la lengua en la boca de tu compañero y mordisquea con suavidad sus labios, presionando un poco, de modo que el beso se convierta en un leve mordisco.

Explora

Recorre el interior de la boca con la lengua, introdúcela en el pliegue donde el labio superior se une con las encías y acarícialas: esto produce cosquilleos excitantes. Explora el pliegue donde se unen las encías y el labio inferior, y recorre la cara inferior de la lengua de tu pareja, hasta saborear su frenillo.

Fricciona

Has con tu lengua un embudo duro, introdúcela y sácala con ritmo en la otra boca: la fricción de las lengua y los labios, que están llenos de terminaciones nerviosas placenteras, puede llevar a algunas personas incluso al orgasmo.

Succiona

Si quieres llevar hasta el final este tipo de caricia, succiona la lengua de tu pareja hasta que sienta que todo tu cuerpo se sienta implicado en la caricia.

Colabora

Cuando el otro lleva la iniciativa, es muy importante cooperar con la persona que te hace disfrutar: limita los movimientos de tu propia lengua y acoge con placer la lengua de tu compañero. Además de estimularte, una leve succión a la lengua de tu amante le indica que lo que hace te gusta mucho.




» http://www.radioa.com.pe/pareja/romance26.php


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» Mol


Tecnologia Rie.cl V2010